Translate

Vacaciones sin Troya

Finalmente llegaron mis tan esperadas vacaciones. Casi todos los días me tenía que levantar temprano para ir a la universidad, me costaba muchísimo hacerlo, no tomaba desayuno y no tenía tiempo ni para arreglarme, pobres los que tenían clases conmigo en las mañanas, deben haber visto mi peor cara. Tenía que estudiar, hacer tareas, trabajos, exposiciones, etc. Sin embargo, de vez en cuando me tiraba en mi cama a escuchar música o jugaba tetris en facebook, un vicio. No rogaba para que llegaran las vacaciones, pero si lo deseaba.

Ahora, por fin estoy de vacaciones, es mi segunda semana y realmente no he hecho mucho.
Casi todos los días me levanto muy temprano, abro los ojos y digo – ¿qué? Pero si no tengo clases, Lucía duerme! -. Sin embargo, mi intento de volver a dormir, no funciona, así que lo único que hago es prender la tv y ver lo que sea. Después bajo a la cocina, tomo desayuno, termino, regreso a mi habitación, prendo la portátil y pongo música. Pasa casi una hora, me aburro, apago la portátil y me vuelvo a echar en mi cama con mi ipod. Luego de unas cuantas horas me baño, me cambio y pienso qué haré en todo el día. También he salido un par de veces con mis amigas, así es, un par.

Hoy, por ejemplo, me dieron ganas de comer turrón, fui al super y terminé comprando pop corn, chicles, mi rico Dr. Pepper, y finalmente el turrón que tanto anhelaba. Pensé que podría ver una película, así que empecé a buscar alguna entre tantas que tengo por ahí, hasta que finalmente encontré una que me gustaba bastante y no la había visto hace ya mucho tiempo, Troya. Contenta, saqué el cd de su estuche y lo puse en el dvd. Ya estaba lista con mi canchita, mi turrón y mi bebida, solo faltaba que comience la película. Mientras se iniciaba, me puse a descargar aplicaciones en mi móvil, hasta que de pronto se escucha: “AAAAAHHHHH OHHHHH MMMMMMM SIIIIIIII”, sí, gemidos, yo solo levanté la cabeza, miré la pantalla y sorpresa!, era una película porno, y encima el volumen estaba altísimo. Apagué el dvd velozmente y dije: “Que linda mi película Troya, pero no recuerdo que haya sido así”. Obviamente la saqué y la devolví a su estuche. Abrí la puerta de mi habitación y asomé cuidadosamente la cabeza para ver si alguien estaba cerca y/o quizá haya oído los gemidos provenientes de mi habitación (que raro suena). Gracias a dios, mi madre estaba hablando por teléfono y no se dio cuenta, pero estuvo cerca.
Escogí otra película y esa felizmente sí era la que decía en el estuche, así que me puse a verla y la pasé bien.

Mañana tengo que ir a comprar un par de cosas que me faltan para hacer el regalo de navidad de Daniel. También tengo pensado comprar de una vez los regalos de mis padres y de mis hermanas. Eso es todo lo que haré, no tengo más planes por ahora. El jueves no sé qué haré, el viernes tampoco y así sucesivamente. Estas vacaciones realmente serán un poco improductivas, a veces desearía estar en clases, por lo menos ahí hacía algo. Pero no me puedo quejar, estoy descansando bastante, al igual que mi cerebro, así que eso es algo bueno.

La próxima semana vendrán mis amigas y tendremos nuestra tradicional chocolatada navideña. Estoy pensando también en invitarlas más seguido a mi casa para poder hacer algo, qué sé yo, ver una película, pero ahora ya sé que Troya, definitivamente no.




2 comentarios:

  1. jajaja te lo dije, al leerlo fue como si tu me lo estuvieras contando palabra por palabra otra vez y no puedo parar de reírme jajaja

    TDG

    ResponderEliminar