Translate

Las clases de manejo y Daniel

El 4 de abril empezaban mis clases de manejo, estaba muy contenta por empezar, no sabía como iba a ser, quien iba a ser mi profesor o profesora, si me iba a poner nerviosa por ser la "primera vez" manejando, y digo "primera vez" porque ya había manejado antes con mi papá en una carretera hacia paracas y eso si fue pan comido, pero ahora iba a manejar EN SERIO y no en una carretera, sino en las grandes calles de lima, repletas de combis y casi siempre con tráfico.
Estaba sentada en la oficina, cuando un joven me dijo : "Señorita Lucía, pase por aquí por favor, él es el profesor que le va a enseñar". Nos dimos la mano, y con una sonrisa en la cara le dije "hola". Salimos de la oficina y caminamos por todo el largo de la vereda hasta llegar al coche. Me abrió la puerta, me senté y el después se fue al asiento del costado. Con su voz españolizada me dijo : "muy bien Lucía, ya has manejado antes?", y sí, dije voz españolizada porque tenía acento español; seguimos hablando y todavía no me había dicho su nombre, así que le pregunté y el solo me dijo: "pero si aquí está mi carnet, ahí dice mi nombre", yo en ese momento pensé...que tonto...pero bueno, solo le dije " ah yaaa..Daniel!".

Las clases fueron muy emocionantes y divertidas, aprendí bastante para ser la primera clase, y no me podía quejar de Daniel, enseñaba muy bien y hacía que las clases sean muy entretenidas, y no solo por su forma de ser, también porque escuchar algún joder,venga,vale, hacían que me sienta como si estuviera en otro país y eso me gustaba, era algo fuera de lo común.
Las demás clases fueron igual de joviales e instructivas, sin dejar de lado ese último aspecto tan importante por el cual fui a las clases de manejo,claro está.
Finalmente, el 14 del mismo mes terminaban las clases de manejo, era momento de ir a practicar a conchán. Como siempre, saludé a Daniel, y nos fuimos hasta allá, obviamente manejaba yo, aunque cuadras antes de llegar al peaje, nos cambiamos de lugar porque supuestamente yo no podía ya que me podían parar y bla bla bla, pero bueno...Sin darnos cuenta, empezamos a hablar como si fueramos grandes amigos, nos reíamos, el me contaba acerca de sus antiguos amores y sobre su forma de ser en ese aspecto, algo que ya me pareció medio raro porque yo no era tal vez la persona adecuada a quien le debía contar, pero si eso significaba que en poco tiempo ya confiaba en mí, genial!

Llegamos a conchán, y practiqué casi 2 horas, según yo, manejé genial, pero según él, manejé bien, solo me faltaba más confianza. Pero que más confianza le podía ofrecer! a menos que se haya referido al coche y no a él.
Saliendo del lugar, continuamos con el mismo rollo, hablar y hablar acerca de todo, y fue en ese momento cuando decidí preguntarle su edad, a lo que él respondió: "cuántos crees que tengo?" y entre "más", "menos", etc. finalmente le atiné...35, tenía 35 años, yo pensaba que tenía mucho menos, porque a lo máximo parecía de 28. Después de aquella pregunta el me preguntó acerca de mi novio y le conté que hace unos meses acababa de terminar con él, y fue después cuando me preguntó mi edad y yo le respondí. Se quedó asombrado, no sé si habrá pensado que tenía menos o más, pero el punto era que sí, tenía 18, o bueno...tengo.

Llegamos a la escuela de manejo, le agradecí por todo lo que me había enseñado y por los momentos tan divertidos que pasé. Le pregunté si es que me podía enseñar otro día con mi coche para reforzar lo que faltaba y el dijo que sí, asi que le dí mi numero y el me dió el suyo. También me preguntó si es que me gustaría salir un día a comer o a tomar un café, y yo le dije que estaría bien. Con un beso en la mejilla y un "nos vemos pronto" terminaron mis clases de manejo.
Ese mismo día por la noche, me llegó un mensaje suyo...

2 comentarios: